Beneficios psicológicos del yoga

El yoga, del sánscrito que significa “unión”, es una práctica milenaria nacida en India a partir de varias doctrinas, que combina la respiración con diferentes posturas llamadas asanas. Esta unión se refiere a la conexión existente entre el cuerpo, la mente y el espiritu.

En los últimos años ha existido un creciente interés en occidente por esta disciplina y sus diversas escuelas gracias a los inumerables y comprobados beneficios que aporta. Además de aquellos relacionados con el aspecto físico, como son el incremento de la fuerza, la flexibilidad y la mejora de la postura corporal; el yoga aumenta la calidad de vida gracias a los siguientes contribuciones a nivel mental o psicológico:

  1. Disminución del estrés o ansiedad:La respiración consciente y coordinada dirige la atención a nosotros mismos y al presente. A nivel biológico, incrementa la cantidad de oxígeno en la sangre lo que favorece estados de relajación y la disminución del cortisol, hormona relacionada con el estrés.
  2. Gestión emocional:Relacionado con el punto anterior, la práctica de yoga nos permite identificar nuestros estados de ánimo y contacar con ellos favoreciendo la liberación emocional a través de la conexión en lugar de la evitación. Así mismo, durante la práctica, segregamos serotonina lo que mejora nuestro estado de ánimo en general.
  3. Aprendemos a descansar conscientemente, a escuchar y respetar nuestro cuerpo:Al ser una práctica consciente dejamos de vivir en “piloto automático” y aprendemos a reconocer nuestras fortalezas y nuestros límites corporales. Conocimiento que también se transfiere a otras áreas de nuestra vida.
  4. Fortalece el sistema inmune:Esto es gracias a la actividad física realizada (de baja intensidad) y a la deintoxicación del cuerpo que favorecen algunas posturas al masajear los órganos internos.
  5. Amplía la capacidad de concetración y la memoria:Esto es debido a que el aprendizaje y repetición de las posturas ejercitan también el cerebro favoreciendo nuevas conexiones neuronales.
  6. Aumento del autoestima:Resultado de un incremento en el autocuidado del cuerpo y de la mente.
  7. Favorece la rutina y mejora la calidad de sueño:La rutina nos aporta una sensación de seguridad y control ante situaciones caóticas o inciertas del exterior, ayudándonos también a regular los ciclos del sueño y de la vigilia. Así mismo la práctica de yoga colabora en la segregación de melatonina lo que nos hace dormir mucho mejor durante la noche.
  8. Nos ayuda a crear una nueva realidad:A partir de la meditación y del sankalpa (afirmación corta y positiva al inicio de la práctica), establecemos un objetivo o una intención que nos motiva, nos da un sentido y llena de voluntad. La plasticidad del cerebro a través de la experiencia, genera nuevas redes neuronales y patrones más positivos de pensamiento.

Si aún no eres practicante de yoga, te animo a que inicies y puedas comprobar todos los beneficios anteriores. Todos podemos hacerlo independientemente de nuestra edad, flexibilidad o condición física.

Ahora, más que nunca, es importante invertir en nuestra salud física y mental; y además de ser divertido, es también una buena foma de lidiar con el confinamiento.

Si estás buscando un centro de yoga donde poder practicar en Barcelona, te recomiendo el siguiente, que actualmente también ofrece clases online para todos los niveles:

https://www.yoga-yogabcn.com/

Namasté

Deja un comentario